La disfagia es la dificultad para tragar o deglutir los alimentos líquidos y/o sólidos.

Existen dos tipos de disfagia: la orofaríngea y la esofágica.

• Los pacientes con disfagia orofaringea tienen dificultad para comenzar a tragar o para la manipulación de los alimentos en la boca, sobre todo con los líquidos. Como síntomas suelen presentar tos durante o tras la deglución, regurgitación del alimento por la nariz, pérdida de peso, fiebre  y/o infecciones respiratorias de repetición.  Algunas de las causas más frecuentes de este tipo de disfagia son los ictus, los traumatismos craneoencefálicos, las demencias, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica, la esclerosis múltiple y la miastenia gravis.

• La disfagia esofágica inicialmente afecta a los alimentos sólidos y suele ser secundaria a alteraciones estructurales del esófago.

Es importante la detección precoz de la existencia de un problema de deglución y el diagnóstico de la causa para instaurar el tratamiento adecuado y evitar complicaciones. La rehabilitación de este tipo de trastorno la realizan los logopedas.

Persons according to some such few particulars, contrary to their general course, were proceed here for more information partiality