Un traumatismo medular es una lesión medular secundaria a un golpe. Son menos frecuentes que los craneales pero sus consecuencias en términos de invalidez son considerables.

La causa más frecuente son los accidentes de tráfico seguida de los accidentes laborales y algunas prácticas deportivas. El mecanismo por el que se lesiona la médula suele ser por flexión o extensión forzadas de los segmentos de la columna con mayor movilidad (segmento cervical y dorsolumbar).

Los pacientes con una lesión medular pueden tener diversas secuelas como pérdida de fuerza en las extremidades (paraplejia o tetraplejia), pérdida de sensibilidad, dolor y/o alteración del control de los esfínteres. El diagnóstico y tratamiento debe comenzar en el lugar del accidente.

Debido a la posibilidad de agravar las lesiones medulares durante el transporte es aconsejable que los accidentados sólo sean movidos del lugar del accidente por personal entrenado en inmovilizar la cabeza y mantener al herido en una superficie plana y rígida.