Existen variantes de la normalidad del EEG que pueden confundirse con anomalías epileptiformes.