COVID-19 y neurología

Publicado por:

Las manifestaciones principales de la infección por el nuevo coronavirus COVID-19 incluyen tos seca, fiebre, malestar general y, en los casos más graves, dificultad respiratoria. El agente responsable es el virus SARS-Cov-2, un beta-coronavirus muy parecido al virus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS).

En general, se considera que la afectación directa del sistema nervioso por parte del SARS-Cov-22 es limitada. No obstante, cabe esperar un alto porcentaje de problemas neurológicos indirectos, relacionados con la respuesta inflamatoria y el estado protrombótico asociados a la infección, el fallo de otros sistemas orgánicos (p.ej. insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal) y la inmovilidad prolongada.

En esta línea, en una serie de 214 pacientes ingresados en Wuhan (China), alrededor de un tercio de los sujetos (36.4%) tuvieron síntomas neurológicos, incluyendo enfermedades cerebrovasculares, disminución del nivel de conciencia y lesiones musculares (Mao et al, 2020). El caso de un paciente con encefalopatía difusa sin signos de infección en el líquido cefalorraquídeo también apoya la afectación indirecta del sistema nervioso por parte del SARS-Cov-2 (Filatov et al, 2020).

Por el contrario, en estudios previos en humanos y animales de experimentación se ha observado que el coronavirus SARS es capaz de infectar el sistema nervioso, especialmente a nivel del tronco cerebral (Ly et al, 2020). Este dato sugiere que la dificultad respiratoria puede tener un componente central, aparte del componente respiratorio. El mediador del acceso al sistema nervioso y otras células podría ser el receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (Baig et al, 2020). Desde el punto de vista clínico se han descrito casos aislados de encefalitis aguda de curso benigno asociada a COVID-19 (Encephalitis Society, 2020).

Dentro de los cuadros neurológicos asociados al COVID-19 destaca el síndrome confusional agudo o encefalopatía difusa.

Este cuadro es muy frecuente en pacientes graves y especialmente en los ancianos con deterioro cognitivo previo. Se caracteriza por un deterioro agudo del estado mental, incluyendo una combinación variable de inatención, desorientación temporal y espacial, alteración de los ritmos de sueño-vigilia, alucinaciones visuales, ideas delirantes y agitación psicomotriz.

Otro cuadro neurológico frecuente en los pacientes graves es la neuromiopatía del enfermo crítico.

Consiste en una pérdida de fuerza generalizada derivada de una afectación de los músculos o los nervios periféricos. Aunque es un problema es generalmente reversible, dificulta la retirada de la ventilación mecánica y requiere un proceso de rehabilitación prolongado.

También se ha señalado que el 30% de los pacientes infectados por COVID-19 consultan por pérdida de olfato (anosmia) o pérdida del gusto (ageusia). Aunque hay enfermedades neurológicas que pueden producir estos síntomas, el origen más probable es una afectación de la mucosa nasal, tal y como sucede en otras infecciones respiratorias.

0

Coronavirus (COVID-19), enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento

Publicado por:

¿Qué es el COVID-19?

A día de hoy, no creo que haya alguien que no haya oído hablar del más famoso de los coronavirus (técnicamente llamado SARS-CoV-2), y naturalmente surgen dudas, miedos e inquietudes.

Los coronavirus son una amplia familia de virus que provocan desde un resfriado leve a enfermedades pulmonares más serias. El actual SARS-CoV-2 es una nueva cepa que hasta ahora no había sido identificada en humanos. Los síntomas más comunes son fiebre, tos seca y sensación de falta de aire. Algunas personas asocian también congestión nasal o dolor de garganta y otras pasan la infección incluso sin ningún síntoma. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de las personas afectadas (en torno a un 80%) se recuperarán de la infección sin ninguna intervención especial más allá de buena hidratación y tratamiento sintomático. Sin embargo una de cada seis personas que contraigan la infección desarrollará síntomas respiratorios graves.

¿Es la enfermedad de Parkinson un factor de riesgo para esta infección? ¿Y otros trastornos del movimiento)

Según los datos disponibles hasta el momento, la Enfermedad de Parkinson, otros parkinsonismos, la distonía, los tics, la ataxia y demás trastornos del Movimiento no son un factor de riesgo en sí misma, no lo son tampoco los medicamentos que toman estos pacientes, ni está justificado interrumpir el tratamiento sin indicación médica. Sí es considerado factor de riesgo la edad avanzada, así como la presencia de patologías asociadas como la hipertensión, la diabetes o las enfermedades pulmonares, que coexisten a menudo en algunos pacientes. Por tanto es imprescindible que tanto los pacientes como sus familiares tengan en consideración las recomendaciones oficiales del Ministerio de Sanidad en cuanto a medidas de prevención y no tomen riesgos innecesarios (Para más información se puede consultar en este enlace: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/ciudadania.htm )

¿Hay algo más que yo pueda hacer?

En estos días en los que es necesario permanecer en casa y limitar los contactos quiero destacar la importancia del ejercicio físico, en particular en nuestros pacientes con Enfermedad de Parkinson. Realizar actividad física, aunque sea dentro del domicilio, es una gran forma de mantenernos sanos no solo a nivel físico sino también mental. Existen multitud de opciones para realizar ejercicio en casa, y para ello nuestro maravilloso equipo de fisioterapeutas ha preparado material audiovisual de gran ayuda.

Y sobre todo recuerda… no estás solo

No dudes en consultarnos a través del teléfono o el email cualquier duda. Estamos disponibles para realizar consultas telefónicas y por videoconferencia si nos necesitáis. (+34 913875250 / 91912792106 o en el correo electrónico covidneurologia@neurologiaclinica.es)

0

Comunicado COVID-19

Publicado por:

Madrid 20 de marzo de 2020

Estimados pacientes, familiares y amigos,

En relación con la situación creada por la infección por coronavirus, hemos adoptado una serie de medidas especiales dirigidas a proteger a nuestros pacientes y familiares, y a nuestro personal.

Las medidas adoptadas son las siguientes:

  • Las consultas del Servicio de Neurología (Primera planta, Hospital Ruber Internacional) permanecerán abiertas desde las 8,00 a las 18,00 horas de lunes a viernes.
  • Para disminuir el riesgo de contagio de pacientes y familiares, y de nuestro personal estamos intentando diferir las consultas presenciales.
  • La atención urgente se efectuará de forma inmediata en nuestras consultas o en el área de urgencias del Hospital Ruber Internacional.
  • Los pacientes que ya han sido estudiados previamente en nuestro Servicio pueden ponerse en contacto con el médico responsable a través de teléfono (+34 913875250) o correo electrónico (neurologiasec.rbi@ruberinternacional.es).
  • Si el paciente y familia quieren una cita en los próximos días o semanas, se ofrece la posibilidad de consulta telefónica o consulta telemática (Skype). 
  • Si el paciente y familia requieren una consulta presencial, se considerará el motivo de consulta y se intentará efectuar lo antes posible.
  • Deben abstenerse de acudir a la consulta las personas que presenten síntomas compatibles con infección por COVID-19. En este caso ofrecemos atención a través del acceso de urgencias habilitado al respecto en el Hospital Ruber Internacional.
  • Nuestro personal está protegido con mascarillas y guantes.
  • Se ha reforzado la limpieza y desinfección de la recepción y de las consultas médicas.

En el momento adecuado se normalizará la asistencia.

Muchas gracias por confiar en nosotros. Juntos superaremos esta situación.

Oriol Franch

Jefe del Servicio de Neurología

Hospital Ruber Internacional

0

Falsos mitos sobre la epilepsia

Publicado por:

Una idea extendida, entre aquellos para los que la epilepsia es algo lejano y desconocido, es que una persona al sufrir una crisis puede ahogarse con su lengua. Y erróneamente creen que ante una crisis se debe intentar abrir la boca e introducir algún objeto, y esto, lejos de ayudar puede llegar a ser peligroso (para el que cree ayudar y para el que está sufriendo la crisis).

Lo cierto es que la mayoría de las crisis epilépticas no causan accidentes (incluidas las más intensas: crisis generalizadas tónico clónicas) si heridas en la lengua, carrillos o labios, o traumatismos causados por la caída al golpearse.

La falsa creencia de que durante una crisis el paciente puede ahogarse con su propia lengua, y el intentar abrirle la boca, provoca que algunos pacientes con epilepsia sufran laceraciones en labios, encías e incluso rotura de dientes.

Actualmente la recomendación es que nunca se debe intentar abrir la boca de una persona que está sufriendo una crisis, es muy poco probable que logremos impedir que se muerda la boca, y muy probable que le causemos algún daño mayor.

Durante una crisis la falta de respiración se debe a la contracción desordenada de la musculatura respiratoria, y no a que la lengua impida el paso de aire. De esta manera la apertura de la boca no aporta  ningún beneficio.

Os dejamos un enlace de un post antiguo en el que damos las recomendaciones básicas de cómo actuar ante una crisis epiléptica:

0

Actividad física y cognitiva y demencia

Publicado por:

Se han publicado los resultados de diferentes estudios longitudinales sobre el posible efecto protector que la actividad intelectual y el ejercicio físico pueden tener sobre las funciones cognitivas. Los resultados apoyan el efecto preventivo de estas actividades, aunque también hay algún estudio que no lo ha evidenciado.

En un estudio realizado en la Universidad de Gotemburgo (Suecia) publicado recientemente se han analizado los resultados del seguimiento de un grupo de 800 mujeres de edades entre 38 y 54 años (media 47 años) desde 1968 a 2012. En el momento en el que se inició el estudio se valoraron las actividades cognitivas (artísticas, intelectuales, manuales, religiosas y sociales) y físicas. En las siguientes décadas se evidenció que 194 de los participantes en este estudio desarrolló una demencia (194 casos)[1].

El análisis de los resultados del estudio sugiere que las actividades cognitivas y físicas, de forma independiente, se asocian con una disminución del riesgo de demencia. Estos resultados aportan datos sobre la importancia que pueden tener estas actividades realizadas en la edad media de la vida, en la prevención del deterioro cognitivo en la edad avanzada.

Autor: Oriol Franch


[1] Najar J et al.  Neurology 2019; 92: e1322-e1330. doi:10.1212/WNL.0000000000007021

0

Epiteca 48: Asistolia ictal

Publicado por:

La asistolia ictal es el cese súbito de la actividad cardiaca durante el transcurso de una crisis epiléptica y puede ser una causa de muerte súbita en epilepsia o SUDEP (Sudden Unexpected Death in Epilepsy Patients). Esta imagen muestra un electroencefalograma de un paciente durante una crisis temporal (flecha superior) en la cual se produce una detención de la actividad cardiaca en el registro electrocardiográfico (flecha inferior).
⬇️
#Epiteca#Neurofisiología#EEG

Ictal asystole is the sudden cessation of the cardiac activity during an epileptic seizure, and might be one of the causes behind SUDEP (Sudden Unexpected Death in Epilepsy Patients). This image shows an electroencephalogram of a patient with a temporal seizure (superior arrow) and a sudden stop of the cardiac activity in the electrocardiographic registry (inferior arrow).

0

Epiteca 47: Termocoagulación

Publicado por:

La termocoagulación es una técnica de tratamiento mínimamente invasiva de epilepsia focal refractaria que se realiza mediante la implantación de electrodos intracerebrales en la zona epileptógena. Esto permite, obtener un registro electroencefalográfico en cada electrodo y posteriormente con energía térmica, crear una lesión que destruya ese área. Esta es una RM (FLAIR axial-coronal-sagital) de un paciente con una displasia cortical frontal izquierda tratada mediante termocoagulación.
⬇️
#Epiteca#Neurorradiología

Thermocoagulation is a minimally invasive technique for the treatment of refractory focal epilepsy by the implantation of depth electrodes in the epileptogenic zone. This allows obtaining an electroencephalographic registry in each electrode and after to create a destructive lesion in that area by applying thermal energy. This is an MRI (axial-coronal-sagittal FLAIR) of a patient with a left frontal cortical dysplasia treated by thermocoagulation.

0

Ejercicio físico y función cognitiva

Publicado por:

      Desde hace tiempo se vienen publicando semanalmente (seguimiento con alertas bibliográficas en PubMed) una gran cantidad de trabajos que pretenden, en primer lugar, encontrar una relación directa entre el ejercicio físico y el funcionamiento cognitivo y, en segundo lugar, ofrecer recomendaciones específicas.

En la actualidad todos los estudios que se llevan a cabo con las terapias que se ofrecen a personas con deterioro cognitivo, y más específicamente con enfermedad de Alzheimer (EA), parten de estas premisas:

  • No hay cura; los fármacos pueden mejorar el funcionamiento cognitivo, pero no modifican la enfermedad.
  • No hay medicación preventiva.
  • El objetivo es retrasar o ralentizar el inicio.
  • Se deben implementar Terapias NO-FARMACOLÓGICAS para mejorar el funcionamiento cognitivo antes del inicio de la EA.

Ya es conocido el efecto del ejercicio físico (EF) como estrategia no farmacológica para la prevención tanto del deterioro cognitivo asociado a la edad como sobre grupos de personas con deterioro cognitivo subjetivo (DCS) o deterioro cognitivo leve (DCL).

Se considera que el EF puede tener efectos en una gran variedad de factores neuroprotectores.

También se han documentado cambios mediante resonancia magnética (RM) en personas que realizan EF frente a las que no lo hacen. La principal conclusión es que se reduce la densidad del tejido que se pierde con la edad.

Pero, ¿qué tipo de EF es el más recomendable?

Además del tipo específico de ejercicio hay una gran cantidad de variables que hay que tener en cuenta:

  • ESTIRAMIENTOS
    • AERÓBICO
    • RESISTENCIA
    • EQUILIBRIO
    • TAI-CHI

      La duración de la intervención a lo largo del tiempo

      La intensidad

      La frecuencia semanal

      El tiempo de cada sesión

      El tipo de ejercicio

ESTIRAMIENTOS

AERÓBICO

RESISTENCIA

EQUILIBRIO

TAI-CHI

  • La duración de la intervención a lo largo del tiempo
  • La intensidad
  • La frecuencia semanal
  • El tiempo de cada sesión

Los últimos estudios concluyen que el ejercicio aeróbico (caminar, nadar, bicicleta…) tiene un efecto moderado, clínicamente significativo, sobre la FC:

  • Cuando el ejercicio aeróbico es de intensidad moderada
    • 3 sesiones por semana
    • 45 minutos por sesión
    • En programas de 24 semanas de duración se observan beneficios que perduran en el tiempo, al menos 12 meses después.
    • Solo significativo en estudios con mejor adherencia al tratamiento

El interés del posible efecto del EF sobre la FC no es reciente; ya en 1998 un grupo de expertos de la OMS publicó un trabajo en el que se recogen dichos efectos positivos, no solo sobre la FC, sino también sobre la salud mental y los gastos sanitarios.

  • Disminución de los gastos en asistencia sanitaria.
  • Campañas que fomenten la actividad física como camino para obtener una mejor salud y su repercusión sobre:
  • Descenso depresión y ansiedad.
  • Mejor tolerancia al estrés.
  • Mejora de la autoestima.
  • Movilidad.
  • Enfer. Cardiovasculares.
  • Osteoporosis.
  • Caídas.
  • Diabetes.

Un estilo de vida pasivo es un importante factor de riesgo de tener una mala salud y una capacidad funcional reducida.

Por último, y como resumen gráfico, estas son las 10 recomendaciones para mantener el cerebro saludable según la Sociedad Española de Neurología y la Fundación del Cerebro.

0

I Curso formativo sobre Trastornos del Movimiento Funcionales

Publicado por:

Organizado por Programa de Trastornos del Movimiento (Dra. Kurtis) y la Unidad de Trastornos del Movimiento Funcionales (Dra. Pareés) y dirigido a médicos y terapeutas.

Una introducción al diagnóstico, valoración abordaje multidisciplinar.

Presentación: Los trastornos funcionales (antes conocidos como conversivos, psicógenos, no orgánicos o médicamente no explicados) son una de las causas más frecuentes de consulta en neurología (del 15-30% según los estudios). Los trastornos funcionales que afectan al movimiento pueden producir temblor, parkinsonismo, alteración de la marcha, distonía o movimientos balísticos y su abordaje diagnóstico y terapéutico ha cambiado mucho en la última década. Este curso va dirigido a neurólogos, terapeutas (fisioterapeutas, logopedas y terapeutas ocupacionales), psiquiatras y psicólogos que tengan interés en conocer los últimos avances en los trastornos del movimiento funcionales. Se proporcionará un marco teórico y ejemplos prácticos mediante vídeos de casos reales.

Objetivos: Introducción general a los trastornos del movimiento funcionales. 2. Revisar la evidencia de la intervención con rehabilitación física en estos pacientes. 3. Discutir aspectos prácticos sobre el manejo de los trastornos del movimiento funcionales y los diferentes abordajes terapéuticos. 4. Discutir el papel de un equipo multidisciplinar en los trastornos del movimiento funcionales. 5. Aplicar del conocimiento a casos prácticos. 6. Proporcionar un forum para discutir ideas.

PROGRAMA DEL CURSO

Imprescindible inscripción. Aforo limitado.

Si está interesado en acudir póngase en contacto con nosotros para recibir la información: info@neurologiaclinica.es o 913875250

0

Comunicación SEN: Rehabilitación física Trastornos Movimiento Funcionales.

Publicado por:

Nuestra Unidad de Neuro-rehabilitación cuenta con un programa pionero en España en el diagnóstico y tratamiento integral de pacientes con trastornos del movimiento funcionales (TMF).

Durante la LXXI Reunión Anual de la SEN (Sociedad Española de Neurología) celebrada del 19 al 23 de noviembre, en Sevilla, se ha presentado una comunicación que recoge la labor de este programa desarrollado desde enero del 2017.

Los Trastornos del Movimiento Funcional (TMF) son una causa común de consulta neurológica. Afectan a la calidad de vida de los pacientes, llegando a producir altos niveles de discapacidad.Presentamos la experiencia del programa de rehabilitación específica para los TMF que realizamos en nuestro centro. Hemos realizado un estudio prospectivo descriptivo de todos los pacientes tratados en fisioterapia desde 01/2017 a 03/2019; previamente diagnosticados y considerados candidatos para rehabilitación por un neurólogo especialista. Los resultados obtenidos están en concordancia con los publicados recientemente en la literatura científica y coinciden con la creciente evidencia que sugiere que  la rehabilitación  física especializada es una pieza clave en el abordaje de los TMF. Se requieren más estudios controlados que valoren los resultados a largo plazo.

Comunicación realizada por una de nuestras fisioterapeutas: Beatriz Martín Rojo.

0
Página 3 de 12 12345...»