Artículos recomendados

Volumentría celebral automatizada en enfermedad de Alzheimer

Publicado por:

Enfermedad de Alzheimer

El diagnóstico clínico de la enfermedad de Alzheimer se basa en la combinación de una serie de datos recogidos en la consulta (p.ej. deterioro cognitivo progresivo) y los resultados de diversas pruebas complementarias (p.ej. resonancia magnética cerebral, análisis del líquido cefalorraquídeo, tomografía por emisión de positrones).

En particular, la mayoría de los pacientes con enfermedad de Alzheimer desarrollan una atrofia cerebral progresiva con especial afectación de las regiones temporales mediales, incluyendo los hipocampos. En la práctica, la valoración de la distribución y el grado de atrofia cerebral suele hacerse de forma visual (cualitativa), lo que conlleva un alto grado de subjetividad. Los estudios de investigación han demostrado que la valoración cuantitativa del volumen cerebral (volumetría cerebral) es un procedimiento diagnóstico válido y preciso en este contexto. Una barrera significativa para el uso rutinario de esta técnica es que su ejecución manual requiere una formación avanzada y consume mucho tiempo. Por este motivo, en los últimos años se está potenciando el desarrollo de métodos de volumetría cerebral automatizados, que permitan obtener estas medidas de una forma sencilla y en un plazo de tiempo razonable.

En esta línea, hemos desarrollado un programa de volumetría cerebral automatizada (gm_extractor) basado en el programa FSL y que solo requiere disponer de una resonancia magnética cerebral con secuencias potenciadas en T1. El programa nos facilitará las medidas de los volúmenes de varias regiones cerebrales sin necesidad de otras manipulaciones. Para validar el programa empleamos la base de datos ADNI (http://adni.loni.usc.edu/), que incluye los datos clínicos y los estudios de imagen de una amplia muestra de sujetos sanos (controles) y pacientes con enfermedad de Alzheimer o deterioro cognitivo leve.

Aparte de confirmar la validez y fiabilidad del programa utilizando varias medidas volumétricas conocidas (p.ej. volúmenes de los hipocampos), identificamos dos nuevas medidas útiles para el diagnóstico de enfermedad de Alzheimer: 1) el cociente entre los volúmenes de las áreas límbicas posteriores y anteriores y 2) el cociente entre los volúmenes de las áreas límbicas posteriores y las áreas primarias motoras, sensitivas y visuales. Una ventaja importante de estas dos medidas es que no requieren calcular el volumen intracraneal, lo que reduce el riesgo de cometer errores debidos al proceso de normalización. El tiempo medio necesario para obtener los resultados en un ordenador portátil fue de 16 minutos.

Los resultados de este estudio se publicaron en la revista Journal of the Neurological Sciences 378 (2017) 110–119.

El programa gm_extractor se puede descargar libremente en https://www.dropbox.com/sh/i0j8gpvy5c83m58/AAAjaGsMNb8LZ5jX3ddrQy1ba?dl=0. Para utilizarlo se necesita disponer de un ordenador con el sistema operativo Ubuntu (una distribución de Linux) y el programa FSL, ambos disponibles de forma gratuita en https://ubuntu.com y https://fsl.fmrib.ox.ac.uk, respectivamente.

Dr. Adolfo Jiménez
AUTOR: Dr. Adolfo Jiménez Huete
Neurólogo del Servicio de Neurología
Adjunto al Programa de Neurología Clínica
Hospital Ruber Internacional de Madrid
0

Enfermedad de Parkinson e hipotensión ortostática

Publicado por:

La hipotensión ortostática (HO) es una disminución mantenida de la tensión arterial (TA) después de un cambio postural, generalmente al adoptar la bipedestación, causada por una disminución del gasto cardiaco o de las resistencias vasculares periféricas. Consideramos que existe HO cuando comprobamos una caída de la TA sistólica de al menos 20 mm Hg o de la TA diastólica de al menos 10 mg después de permanecer de pie durante 3 minutos[i].

La HO puede causar diferentes síntomas incluyendo mareo, inestabilidad, debilidad, cansancio, aturdimiento, dolor de cabeza, sensación de desmayo inminente y pérdida de conciencia.

En la enfermedad de Parkinson (EP) pueden aparecer alteraciones del sistema autonómico que pueden causar trastornos de la TA[ii]. Diferentes fármacos utilizados para el tratamiento de la EP también pueden ser causa de HO (ej. levodopa, rasagilina, agonistas dopaminérgicos).

En un estudio prospectivo efectuado en 185 pacientes con EP se ha evidenciado HO en el 65,4% de los casos[iii]. Estos datos plantean la necesidad de ser activos en la detección y tratamiento de la HO en los pacientes con EP.

Refeferencias:

[i] Freeman R. N Engl J Med 2008; 358: 615-624

[ii] Goldstein DS. Lancet Neurol 2003; 2: 669-676

[iii] Hiorth YH et al. Neurology 2019;93: e1526-e1534. doi:10.1212/WNL.0000000000008314

 

0

Metilprednisolona intravenosa a dosis altas en los pacientes con lesión medular aguda

Publicado por:

Hace 29 años se publicó un estudio que señalaba el beneficio del tratamiento con metilprednisolona intravenosa a dosis altas en los pacientes con lesión medular aguda [1]. Esta ha sido la actitud terapéutica que hemos mantenido durante años. Desde entonces se habían publicado estudios con datos contradictorios sobre la eficacia de este tratamiento.

Estudio sobre Metilprednisolona intravenosa a dosis altas

En Neurology Liu y colaboradores [2] publican el resultado de un meta-análisis en el que los resultados señalan que la utilización de metilprednisolona intravenosa a dosis altas no contribuye a una mejor recuperación y puede ser causa de complicaciones (infección respiratoria, hemorragia digestiva).

Referencias:

[1] Bracken MB et al. N Engl J Med 1990;322: 1405–1411.
[2] Liu Z et al. Neurology 2019;93:1-10. doi:10.1212/WNL.0000000000007998

0