Director Programa de Trastornos del Movimiento: Dra. Mónica Kurtis Urra

Los trastornos del movimiento ocurren en aproximadamente un tercio de las personas con enfermedades neurológicas.

Estos pacientes tienen en común la dificultad para realizar actividades motoras como caminar, comer, escribir o hablar.  El problema puede ser, bien por defecto de movimiento (hipocinesia), o por exceso, al aparecer movimientos o posturas involuntarias (hipercinesia).

Entre los síndromes de los trastornos del movimiento se encuentran la enfermedad de Parkinson y otros parkinsonismos, los diferentes tipos de temblor, la distonía, la corea, los tics, las mioclonías, la ataxia, otros trastornos de la marcha y la espasticidad.

Programa de

Trastornos del Movimiento

Técnicas y procedimientos relacionados con la Unidad de Epilepsia

Tratamiento quirúrgico de la Enfermedad de Parkinson
Tratamiento indicado a pacientes que padecen enfermedad de Parkinson complicada con fluctuaciones motoras y discinesias y/o temblor discapacitantes y refractarios al tratamiento médico.

El tratamiento está dirigido a pacientes que sufren Enfermedad de Parkinson y que dada la etapa e intensidad les resulta incapacitante. En la actualidad la técnica generalmente empleada es la estimulación cerebral profunda del núcleo subtalámico o globo pálido, unilateral o bilateral. Está técnica se realiza bajo Fotolia_42703636_Subscription_Monthly_XXLmínima sedación. 

 Descripción del tratamiento:
  • El paciente ingresa en habitación por un periodo de 3 a 7 días.
  • Evaluación neurológica inicial y diaria durante el ingreso por parte del Programa de Trastornos del Movimiento.
 Para una correcta intervención es necesario:
    • Existencia de un equipo multidisciplinar: neurocirujano, neurólogo, neuroradiólogo y anestesiólogo.
    • Mediante técnicas de neuroimagen se planifica el objetivo quirúrgico.
 En el quirófano se precisa el objetivo:
    • Por medio de técnicas de microregistro intraoperatorio se consigue una localización exacta, se registran patrones de descarga neuronal y se identifican células de temblor sensitivo / motoras que permiten la identificación de las diferentes estructuras anatómicas.
    • Guiados por el microregistro, se implantan macroelectrodos definitivos y se examina al paciente, despierto y en el quirófano, con el fin de confirmar que mejoran los síntomas parkinsonianos y posibles efectos adversos.
En una segunda fase,
  • 7-14 días más tarde, se implanta el generador de impulsos que va conectado al electrodo, generalmente en la región infraclavicular.
  • En las siguientes semanas se programan y ajustan los parámetros de la estimulación cerebral profunda y se comienza a modificar la medicación del paciente.
  • Durante los siguientes 6-12 meses se requiere un seguimiento estrecho para poder realizar ajustes terapéuticos periódicos (eléctricos y de medicación oral), para poder obtener el máximo beneficio de la cirugía.

Se emite un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Tratamiento quirúrgico de distonía
Tratamiento quirúrgico de distonía (microregistro y estimulación intraoperatorios, programación de parámetros de estimulación)

Tratamiento indicado a pacientes que padecen distonía generalizada o segmentaria incapacitantes y refractarias al tratamiento farmacológico e inyecciones de toxina botulínica. En la actualidad la técnica generalmente empleada es la estimulación cerebral profunda del globo pálido interno bilateral.

Fotolia_42703636_Subscription_Monthly_XXL

Descripción del tratamiento:
  • El paciente ingresa en habitación para poder realizar el procedimiento.
  • Evaluación neurológica inicial y diaria durante el ingreso por parte del Programa de Trastornos del Movimiento.
Para una correcta intervención es necesario:
    •  Existencia de un equipo multidisciplinar: neurocirujano, neurólogo, neuroradiólogo y anestesiólogo.
    • Mediante técnicas de neuroimagen se planifica el objetivo quirúrgico.
En el quirófano se precisa el objetivo:
    •  Por medio de técnicas de microregistro intraoperatorio se consigue una localización exacta, se registran patrones de descarga neuronal que permiten la identificación de las diferentes estructuras anatómicas .
    • Guiados por el microregistro, se implantan macroelectrodos definitivos y se examina al paciente, despierto y en el quirófano, con el fin de confirmar que no existen efectos adversos.
En una segunda fase,
    • 7-14 días más tarde, se implantan los generadores de impulsos que van conectado a los electrodos, generalmente en la región infraclavicular.
    • En las siguientes semanas se programan y ajustan los parámetros de la estimulación cerebral profunda.
    • Durante los siguientes 9-12 meses se requiere un seguimiento estrecho para poder realizar ajustes terapéuticos periódicos (eléctricos y de medicación oral), para poder obtener el máximo beneficio de la cirugía.

Emisión de un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Tratamiento quirúrgico del temblor
Tratamiento indicado a pacientes con temblor incapacitante y refractario al tratamiento farmacológico. 

En la actualidad la técnica generalmente empleada es la estimulación cerebral profunda del núcleo ventral intermedio (VIM) del tálamo. 

 

Descripción del tratamiento:
  • El paciente ingresa en habitación para poder realizar el procedimiento.
  • Evaluación neurológica inicial y diaria durante el ingreso por parte del Programa de Trastornos del Movimiento.
Para una correcta intervención es necesario:
  • Existencia de un equipo multidisciplinar: neurocirujano, neurólogo, neuroradiólogo y anestesiólogo.
  • Mediante técnicas de neuroimagen se planifica el objetivo quirúrgico.
En el quirófano se precisa el objetivo:
  • Por medio de técnicas de microregistro intraoperatorio, a traves de un microelectrodo, se consigue una localización exacta, se registran patrones de descarga neuronal que permiten la identificación de las diferentes estructuras anatómicas.
  • Guiados por el microregistro, se implantan macroelectrodos definitivos y se examina al paciente, con el fin de confirmar que no existen efectos adversos.
En una segunda fase: 
  •  7-14 días más tarde, se implantan los generadores de impulsos que van conectado a los electrodos, generalmente en la región infraclavicular.
  • En las siguientes semanas se programan y ajustan los parámetros de la estimulación cerebral profunda.
  • Durante los siguientes 9-12 meses se requiere un seguimiento estrecho para poder realizar ajustes terapéuticos periódicos (eléctricos y de medicación oral), para poder obtener el máximo beneficio de la cirugía.

Emisión de un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Tratamiento quirúrgico del temblor (radiocirugía gamma)
Tratamiento indicado a pacientes con temblor  incapacitante y refractario al tratamiento farmacológico, es una alternativa al tratamiento quirúrgico. 

Tratamiento con radiocirugía estereotáxica, utilizando un sistema de rayos gamma Leksell Gamma Knife de Elekta. 

Descripción del tratamiento:
  • Evaluación neurológica inicial y diaria durante el ingreso por parte del Programa de Trastornos del Movimiento.
  • Antes del ingreso se realiza una optimización del tratamiento médico.
  • Atención neurológica continua, en presencia y localizada, para el manejo del temblor tras la intervención.

Emisión de un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.

Seguimiento después del alta mediante consulta telefónica.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Test de apomorfina
Procedimiento  indicado a pacientes con enfermedad de Parkinson complicada con fluctuaciones motoras refractarias a otras medidas terapéuticas. 

Esta prueba tiene como finalidad la identificación de la dosis necesaria de apomorfina (un potente agonista dopaminérgico que actúa sobre los receptores D1, D2 y se administra por vía subcutanea) para producir una mejoría clínica significativa en un paciente con enfermedad de Parkinson complicada con “offs” profundos y refractarios a terapia oral.

Descripción del tratamiento:
  •  El paciente ingresará en hospital de día, y dependiendo de la severidad de la enfermedad su estancia será de 2-5 horas.
  • Para que el procedimiento se realice con éxito:
    • Se realiza un pretratamiento, previo al ingreso, con Domperodona (60 mg), durante 3 días.
    • La medicación aniparkinsoniana es suprimida durante 12 horas.
    • Se administra una inyección subcutánea de 2mg de Apomorfina.
    • Se observa y cuantifica la respuesta motora, mediante escalas. La respuesta clínica a las diferentes dosis es evaluada por el especialista en trastornos del movimiento.
    • Si la respuesta recibida es insuficiente se incrementa la dosis en intervalos de 1 hora hasta encontrar la dosis adecuada.
    • Durante la prueba se enseña, a paciente y/o familiares y/o cuidadores, el manejo de la pluma dosificadora de apomorfina para su aplicación de forma subcutánea.
  •  Emisión de un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.
  • Seguimiento después del alta mediante consulta telefónica.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Bomba de infusión de apomorfina
Tratamiento indicado a pacientes con temblor  incapacitante y refractario al tratamiento farmacológico, es una alternativa al tratamiento quirúrgico. 

Tratamiento con radiocirugía estereotáxica, utilizando un sistema de rayos gamma Leksell Gamma Knife de Elekta. 

Descripción del tratamiento:
  • Evaluación neurológica inicial y diaria durante el ingreso por parte del Programa de Trastornos del Movimiento.
  • Antes del ingreso se realiza una optimización del tratamiento médico.
  • Atención neurológica continua, en presencia y localizada, para el manejo del temblor tras la intervención.

Emisión de un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.

Seguimiento después del alta mediante consulta telefónica.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Bomba de infusión de levodopa
Infiltraciones de toxina botulínica para distonía (con EMG)
Procedimiento  indicado a pacientes  con distonía primaria o secundaria, generalizada, segmentaria o focal como las distonías profesionales (calambre del escribiente, distonía del músico), el blefaroespasmo o la distonia cervical.

Esta técnica tiene como finalidad la administración de toxina botulínica (tipo A o tipo B) con el fin de mejorar la distonía, caracterizada por espasmos musculares involuntarios que producen movimientos y posturas Infiltracionesanormales, así como temblor y dolor.

Descripción del tratamiento:
  •  Se realiza una primera valoración de los músculos afectados y la funcionalidad de los mismos.
  • En la misma consulta, se inyecta toxina botulínica a través de una aguja/electrodo con guía electromiográfica para asegurar la localización precisa de la infiltración en los músculos diana de las extremidades. La precisión es muy importante para evitar efectos secundarios por afectación de músculos próximos que no están involucrados en la distonía.
  • Si la región afectada es la cara, se infiltra con aguja fina y no se precisa de guía electromiográfica.
  • El tratamiento con toxina botulínica relaja los músculos distónicos,   mejorando las contracturas involuntarias.
  •  Emisión de un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.
  • Seguimiento después del alta mediante consulta telefónica.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Infiltraciones de toxina botulínica para espasticidad
Procedimiento  indicado a pacientes  con espasticidad muscular primaria o secundaria a parálisis espástica, ictus  cerebrales, lesiones desmielinizantes, lesiones medulares etc.

Esta técnica tiene como finalidad la administración de toxina botulínica (tipo A o tipo B) con el fin de mejorar la espasticidad muscular, corrigiendo posturas forzadas, y sus consecuencias a largo plazo (contracturas dolorosas, deformidades óseas etc).

Descripción del tratamiento:
  •  Se realiza una primera valoración de los músculos afectados y la funcionalidad de los mismos.
  • En la misma consulta, se inyecta toxina botulínica a través de una aguja/electrodo con guía electromiográfica para asegurar la localización precisa de la infiltración en los músculos diana de las extremidades. La precisión es muy importante para evitar efectos secundarios por afectación de músculos próximos que no están involucrados.
  • El tratamiento con toxina botulínica relaja los músculos espásticos y por tanto corrige posturas forzadas y poco funcionales (por ejemplo adducción de miembros inferiores, mano en garra, pie en equino etc.). Es seguro, autolimitado y con pocos efectos secundarios.
  • La duración de cada tratamiento es de 3-6 meses.
  •  Emisión de un informe personalizado y en caso de que se requiera se realizará una comunicación con el médico de referencia.
  • Seguimiento después del alta mediante consulta telefónica.

En todo momento la secretaría del Servicio de Neurología, mediante atención telefónica o presencial, citará y coordinará las pruebas complementarias u otras citas que sean necesarias.

Próximamente podrá encontrar documentos de interés.

Próximamente podrá encontrar información sobre ensayos en curso.

Próximamente podrá encontrar novedades y noticias.