ASPECTOS GENERALES

El dolor de cabeza o cefalea es uno de los trastornos más frecuentes del sistema nervioso. El dolor de cabeza es un síntoma que en algún momento u otro de la vida afecta a casi todas las personas y puede tener múltiples causas. Aproximadamente la mitad de las personas adultas ha tenido dolor de cabeza en el último año y es una de las causas de incapacidad más frecuentes en el mundo. Se estima que casi la mitad de las personas adultas tienen algún trastorno que causa dolores de cabeza activo.

TIPOS DE CEFALEA

Las cefaleas pueden dividirse en dos grandes grupos. La Sociedad Internacional de Dolores de Cabeza (International Headache Society) divide a los dolores de cabeza en dos grupos: cefaleas primarias y cefaleas secundarias. Las cefaleas primarias son aquellos dolores de cabeza en los que no se llega a demostrar ninguna alteración que justifique el dolor. Las cefaleas secundarias son los dolores de cabeza en los que mediante la exploración física o estudios complementarios (análisis o pruebas de imagen de cabeza) se demuestra una causa específica del dolor de cabeza. 

A. Cefaleas primarias

Cefalea tensional

La cefalea tensional es la cefalea primaria más frecuente. Se estima que afecta a un 40% de los adultos. El dolor casi siempre es bilateral. Es de tipo opresivo. A veces se describe como la sensación de casco o que la cabeza estuviera rodeada por una banda. La mayor parte de las veces la intensidad del dolor es leve-moderado. No suele interferir en las actividades cotidianas. La aparición del dolor suele ser más gradual que en la migraña. Una vez iniciado el dolor suele durar desde pocas horas hasta una semana. A veces puede persistir meses o años.

Migraña

La migraña o jaqueca se caracteriza por episodios de dolor de cabeza recurrentes. La migraña es menos frecuente que la cefalea tensional, y se estima que afecta al 10-15% de los adultos. El dolor suele ser intenso localizándose en uno o ambos lados de la cabeza. En algunos momentos el dolor suele ser de tipo pulsátil, como si se sintiera el latido del corazón en la cabeza. Es frecuente que el dolor empeore con la luz (fotofobia), con los ruidos (fonofobia) y con la actividad física. Pueden aparecer nauseas y vómitos. Una vez iniciado, el dolor persiste entre varias horas y 3 días.

Cefaleas trigémino-autonómicas
  • Cefalea en racimos
  • Hemicránea paroxística
  • Hemicránea continua
  • Short-lasting unilateral neuralgiform headache attacks (SUNHA)

Cefalea neuralgiforme unilateral con inyección conjunctival y lagrimeo [Short-lasting unilateral neuralgiform headache attacks with conjunctival injection and tearing (SUNCT)]

– Cefalea neuralgiforme unilateral con síntomas autonómicos craneales [Short-lasting unilateral neuralgiform headache attacks with cranial autonomic symptoms (SUNA)]

Otras cefaleas primarias

B. Cefaleas secundarias

  • Cefalea atribuida a traumatismo o lesión de la cabeza y/o del cuello
  • Cefalea atribuida a trastorno vascular craneal y/o cervical
  • Cefalea atribuida a trastorno no-vascular intracraneal
  • Cefalea atribuida a una sustancia o a su retirada
  • Cefalea atribuida a infección
  • Cefalea atribuida a trastorno de la homeostasis
  • Cefalea o dolor facial atribuida a trastorno de cráneo, ojos, oídos, senos, dientes, boca u otras estructuras craneales o faciales
  • Cefalea atribuida a trastorno psiquiátrico
  • Lesiones dolorosas de los nervios craneales y otros dolores faciales

DIAGNOSTICO

Los medios más importantes para el diagnóstico y tratamiento de los dolores de cabeza son la historia clínica y la exploración neurológica. Aunque existen diferentes guías para la indicación de las pruebas diagnósticas en cefaleas, estas guías no se han diseñado para sustituir el juicio clínico cuando tratamos a pacientes concretos.

La mayor parte de los pacientes con dolor de cabeza presentan cefaleas primarias. En estos casos, mediante la aplicación de los criterios diagnósticos de la Sociedad Internacional de Cefaleas (IHS, The International Classification of Headache Disorders, 3rd edition, 2018) se consigue un diagnóstico clínico con razonable seguridad. Sin embargo, en determinados casos, es necesario efectuar estudios complementarios para excluir otras posibilidades.  La mayoría de las cefaleas primarias son trastornos crónicos con manifestaciones episódicas, en este caso dolor de cabeza.

TRATAMIENTO

Cefalea tensional

Los analgésicos simples como el paracetamol o el ácido acetilsalicílico, u otros fármacos antiinflamatorios (ej. ibuprofeno, naproxeno, dexketoprofeno) suelen ser de utilidad. Estos fármacos son adecuados durante peridos de tiempo breves. Si se toman frecuentemente pueden facilitar la cronificación de los dolores. En los casos en los que los dolores son frecuentes puede ser adecuado un tratamiento prolongado con fármacos que alivian la ansiedad o la depresión (ej. amitriptilina). Algunos pacientes mejoran con mediadas tales como ejercicio físico aeróbico suave, masajes, meditación y técnicas de relajación.

Migraña

  • Factores desencadenantes de las crisis migrañosas

La primera medida preventiva que debe considerarse es la conveniencia de modificar el estilo de vida. Es conocido que existen factores que aumentan el riesgo de tener crisis migrañosas tales como obesidad, trastornos del sueño, consumo excesivo de café, trastornos psiquiátricos, consumo excesivo de analgésicos, y antecedentes de lesiones de cabeza y cuello.

  • Tratamiento de las crisis migrañosas

En el tratamiento de la crisis migrañosa se deben tener en cuenta diferentes aspectos. El tratamiento debe ser individualizado. Una vez aparecen los primeros síntomas, es conveniente iniciar el tratamiento lo antes posible y utilizar la dosis adecuada del fármaco. En el caso de nauseas y/o vómitos utilizar antieméticos, y fármacos por vía sublingual, nasal o subcutánea. Y por último, disponer de un tratamiento alternativo por si la primera opción fracasa (tratamiento de rescate).

  • Tratamiento preventivo de la migraña

Si las crisis migrañosas son frecuentes (más de tres al mes), si causan significativa interferencia con la actividad diaria, o las medicaciones agudas son ineficaces, contraindicadas o se consumen excesivamente, está indicado utilizar un tratamiento preventivo. El objetivo del tratamiento preventivo de la migraña es la disminución de la frecuencia y la intensidad de las crisis migrañosas.  Los tratamientos preventivos incluyen fármacos, productos farmacéuticos con ingredientes naturales, neuroestimulación y el tratamiento psicológico conductual. La elección del tratamiento farmacológico para cada persona se determina en base a la evidencia de su eficacia, los posibles efectos secundarios, las interacciones con otros fármacos, otras enfermedades del paciente, el coste económico y las preferencias del paciente.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuándo efectuar una consulta médica por dolor de cabeza?

Aunque la mayor parte de los dolores de cabeza no son la manifestación de una enfermedad grave, si es conveniente efectuar una valoración neurológica cuando son de inicio brusco, intensos, acompañados de otros síntomas neurológicos (ej. alteraciones visuales, dificultad para hablar, pérdida de fuerza), síntomas generales (ej. fiebre) o son frecuentes.

¿Cuándo acudir a urgencias por dolor de cabeza?

Debe acudirse a urgencias de un hospital cuando son el dolor de cabeza sea de inicio repentino, muy intenso y/o se acompañe de otros síntomas neurológicos (ej. alteraciones visuales, dificultad para hablar, pérdida de fuerza) o síntomas generales (ej. fiebre, vómitos).