En algunos casos representa la fase inicial de una enfermedad degenerativa, pero con frecuencia los pacientes permanecen estables o incluso mejoran.