La oclusión origina una falta de riego en el tejido cerebral correspondiente, que puede ser transitoria (accidente isquémico transitorio) o permanente (infarto cerebral).