Los síntomas consisten en una demencia rápidamente progresiva, acompañada de manifestaciones motoras (sacudidas musculares, incoordinación, temblor, lentitud de movimientos).

La mayoría de los casos aparecen de forma espontánea sin una causa determinada (ECJ esporádica).

Algunos casos se asocian a mutaciones genéticas (ECJ genéticamente determinada) o exposiciones accidentales (ECJ iatrogénica) o ambientales (ECJ variante, asociada al consumo de ganado vacuno afectado por la enfermedad de las vacas locas).