La hemicránea paroxística son ataques con características de dolor muy similar a aquellas de la cefalea en racimos y con similares signos y síntomas acompañantes, pero con una duración más breve, mayor frecuencia de los ataques, mayor prevalencia en el sexo femenino y respuesta absoluta a la indometacina.

Los ataques de dolor son unilateral, de intensidad severa o muy severa, en región orbitaria, supraorbitaria y/o temporal, con una duración de 2 a 30 minutos. La cefalea está asociada a, al menos, uno de los siguientes signos que deben estar presentes en el mismo lado del dolor:

  •  Inyección conjuntival y/o lagrimeo.
  • Obstrucción nasal y/o rinorrea.
  • Edema palpebral.
  • Sudoración de la cara y de la frente.
  • Miosis y/o ptosis.

La frecuencia de los ataques es de más de 5 por día durante más de la mitad del tiempo, aunque puede haber periodos de menor frecuencia.