La mayoría de los casos corresponden a metástasis procedentes de un linfoma situado en otra parte del organismo (linfomas secundarios).

En ocasiones, sobre todo en pacientes ancianos o inmunodeprimidos (p.ej. infección por VIH), pueden originarse en el propio tejido cerebral (linfomas primarios).