Un meningioma es un tumor derivado de las células que recubren el cerebro y la médula espinal.

En la mayoría de los casos, se trata de lesiones benignas, pero pueden ser difíciles de tratar dependiendo de su localización.

Los síntomas derivan de su capacidad para comprimir los tejidos subyacentes, e incluyen crisis epilépticas, pérdidas de fuerza o sensibilidad en la cara o las extremidades, alteraciones cognitivas y alteraciones visuales.