Los movimientos periódicos de las extremidades son sacudidas estereotipadas y repetidas que se manifiestan, fundamentalmente, en las piernas  y cursan con flexión del pie y del tobillo (aunque, en ocasiones, también afecta a la cadera).

Estos movimientos aparecen en el transcurso del sueño, aunque también pueden objetivarse durante la vigilia nocturna y suelen aparecer en sujetos con otros trastornos primarios de sueño (por ejemplo, síndrome de piernas inquietas, apneas de sueño o narcolepsia), con algunas enfermedades médicas (por ejemplo, diabetes mellitus, insuficiencia renal, polineuropatía, etc) o si toman algunos fármacos (por ejemplo, antihistamínicos, neurolépticos, antieméticos, etc).