La neuromielitis óptica o enfermedad de Devic consiste en una inflamación de la médula espinal y uno o ambos nervios ópticos. La inflamación de la médula afecta de forma característica a varios niveles. Su evolución puede ser monofásica o recurrente. Un porcentaje significativo de los casos presentan anticuerpos IgG-NMO en sangre o líquido cefalorraquídeo. El tratamiento incluye dosis altas de esteroides, plasmaféresis u otros fármacos inmunosupresores.