El síndrome de retraso de fase del sueño es un trastorno del ritmo circadiano de sueño muy frecuente en adolescentes, que son identificados como “vagos” y “holgazanes”.

En este trastorno, el episodio de sueño se inicia y finaliza horas más tarde de lo habitual y los pacientes presentan marcada dificultad para conciliar el sueño y somnolencia diurna excesiva.