El Síndrome de Guilles de la Tourette se caracteriza por la presencia de tics  motores (desde simples como parpadear hasta más complejos) y fónicos (de la voz, desde carraspeo hasta frases o insultos). Se inicia en la infancia y se suele acompañar de alteraciones como el déficit de atención o hiperactividad entre otras. El tratamiento es multidisciplinar incluyendo al neurólogo, psicólogo, logopeda, familiares y profesores. Se puede recurrir a tratamiento farmacológico si los tics interfieren en la vida social, académica o laboral.

AUTORA Y FECHA DE EMISIÓN
DRA. MÓNICA KURTIS
29/04/2020

Si quiere solicitar una cita o pedir una segunda opinión contacte con nosotros