Parasomnia que, habitualmente, aparece en niños, en el transcurso del sueño profundo (NREM) y se caracteriza por despertares parciales en los que el niño grita, chilla y parece aterrorizado.

Se caracterizan por una taquicardia muy llamativa, excesiva sudoración e imposibilidad de consolar al niño.

Como en los episodios de sonambulismo, posteriormente el paciente no recuerda lo ocurrido y también aparecen en el transcurso de la primera mitad de la noche.