Pueden consistir en insomnio, somnolencia diurna excesiva, trastornos del ritmo circadiano de sueño, parasomnias (en estos casos, la parasomnia más frecuente es el trastorno de conducta en sueño REM), síndrome de piernas inquieta, movimientos periódicos en extremidades o apneas durante el sueño.