Un traumatismo craneoencefálico es una lesión cerebral originada por un golpe brusco.

En los países industrializados es la primera causa de muerte por debajo de los 45 años.

La incidencia es mayor en hombres y las causas más frecuentes son los accidentes de tráfico y las caídas. La escala de Glasgow (GCS) permite clasificar los traumatismo craneoencefálicos según su gravedad en leves (GCS: 14-15), moderados (GCS: 9-13) o severos (GCS<9).

No obstante, independientemente de la gravedad, es necesaria una atención urgente con el objetivo de evitar lesiones cerebrales secundarias e identificar alteraciones intracraneales que precisen cirugía urgente.