Las enfermedades neurológicas progresivas (enfermedad de Parkinson, parkinsonismos atípicos, Esclerosis Lateral Amiotrófica, Esclerosis Múltiple)  y cualquier lesión cerebral adquirida (infarto, hemorragia, tumor, TCE) pueden producir una alteración de las funciones cerebrales dando lugar a déficits físicos, cognitivos, emocionales y sociales.

El objetivo de la neurorrehabilitación  es ayudar a que la persona con patología neurológica alcance el máximo nivel de autonomía física, cognitiva y emocional, favoreciendo en la medida de lo posible la independencia para las actividades de la vida diaria y la integración social.

Para una adecuada neurorrehabilitación, el Hospital Ruber Internacional, dispone de un equipo multidisciplinar que garantiza que los problemas sean abordados de forma integrada,  coordinada, orientada al paciente y continua. De esta forma se  evita el coste económico y de tiempo que suponen los desplazamientos de un centro a otro, la ansiedad que generan múltiples opiniones a veces discordantes y favorece que los distintos profesionales que intervienen  en el tratamiento puedan actuar de forma coordinada.

Cada paciente será evaluado por un equipo rehabilitador que será el responsable de su tratamiento. De forma general estará constituido por un neurólogo, un fisioterapeuta y  un terapeuta ocupacional. En función de las características de cada paciente podrán participar en el tratamiento otros profesionales como logopeda, neuropsicólogo y/o psicólogo clínico. Tras una evaluación inicial se establecerá  un programa de tratamiento individualizado que incluirá objetivos de la terapia, actividades a realizar y duración estimada. El médico será el responsable de transmitir esta información al paciente y a la familia. Esta última forma parte importante del equipo ya que facilita el mantenimiento de los logros obtenidos y  ayudan a que estos se generalicen en su entorno. Posteriormente de forma periódica y antes de la finalización del tratamiento se realizaran reuniones de equipo con el  objetivo de revisar la evolución y determinar si se han cumplido los objetivos planteados al inicio.