26 de octubre – Día Internacional del Daño Cerebral Adquirido

El pasado 26 de octubre se celebró el día internacional del Daño Cerebral Adquirido. Una  fecha llena de actividades  por parte de diferentes entidades para llamar la atención y sensibilizar a la sociedad en general de la importancia de esta patología de la cual existen en España 420.000 casos y se estima que se producen 150 nuevos casos por 100.000 habitantes y año.

El Daño Cerebral Adquirido  es una lesión que se produce en las estructuras cerebrales por diferentes causas como ictus, tumores, traumatismos craneoencefálicos, encefalitis  etc. y que se acompaña de una gran variedad de secuelas dependiendo del grado de lesión y la zona afectada. Estas secuelas pueden ir desde pequeñas dificultades de concentración o  planificación de actividades hasta una gran dependencia de terceras personas.

Las secuelas que pueden aparecer en diferentes grados son  físicas, con pérdida de habilidades sensitivas o motoras;  cognitivas, con trastornos del  lenguaje y del  pensamiento, así como  alteraciones emocionales y conductuales.  Todas y cada una de ellas, tienen una repercusión en las habilidades de la persona para desarrollar las actividades de la vida diaria, relacionarse con los demás,  desarrollar actividades personales,  profesionales y de ocio y  por lo tanto afectan de manera importante en su calidad de vida.

Por ello, es fundamental  una rehabilitación integral llevada a cabo por un equipo multidisciplinar coordinado en una Unidad de Rehabilitación compuesto  de médicos, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, neuropsicólogos, y logopedas. Esta intervención debe ser precoz,  iniciarse en la fase hospitalaria  y continuarse en la fase subaguda para conseguir la máxima capacidad funcional y social del paciente y su reintegración sociofamiliar y/o laboral, en la medida de lo posible.

El objetivo último de esta rehabilitación debe ser mejorar la calidad de vida del paciente y su familia.  Por ello, los objetivos de intervención del equipo, deben ir orientados tanto a la rehabilitación especifica de los diferentes déficits físicos, cognitivos y emocionales del paciente, como a la formación, asesoramiento y acompañamiento de los familiares. En este sentido, es muy importante que estos conozcan y entiendan los diferentes déficits de su familiar, pautas de manejo motor,  emocional o conductual así como un acompañamiento en la elaboración y asunción de los cambios que se producen en el seno familiar para restaurar  un reequilibrio y  favorecer una readaptación a la nueva situación.

En el Servicio de Neurologia contamos con una formada por  un equipo multidisciplinar que garantiza que los problemas sean abordados de forma integrada,  coordinada, personalizada y continua. Si quiere recibir información puede ponerse en contacto con nosotros.

[toggle_item title=”AUTOR” active=”true”]

Susana Gómez Rojo

Susana Gómez Rojo

Susana Gómez Rojo, Neuropsicólogo especialista en neurorrehabilitación y miembro del equipo de la Unidad de Neurorrehabilitación[/toggle_item]